Archivo de la categoría: 3.1.1. El aparato digestivo

La deglución

¿Os acordáis de esa parte del cuerpo que se encarga de que los alimentos vayan por el esófago (aparato digestivo) y no por la tráquea (aparato circulatorio)? Pues esa parte del cuerpo tan importante se llama “epiglotis”.
Si no tuviéramos epiglotis, los alimentos llegarían a los pulmones a través de la tráquea y nos asfixiaríamos. 
Os dejo un vídeo para que podáis ver cuál es la función de la epiglotis.
Si os fijáis bien, veréis que una parte de tejido rosa que cuelga por encima de la epiglotis. Ese tejido es la campanilla que tenemos en la boca.
La campanilla, también llamada úvula, realiza la función contraria a la epiglotis: mientras la epiglotis se encarga de evitar que el alimento entre en el aparato respiratorio, la campanilla impide que el aire entre en el aparato digestivo.
Fijaos bien en el vídeo.

Consejos para cuidar el aparato digestivo

Para cuidar el aparato digestivo es necesario considerar los siguientes consejos:

  1. Lavarse las manos antes de consumir los alimentos.
  2. No abusar de alimentos y/o bebidas para evitar indigestión.
  3. Procurar no realizar trabajos mentales y ejercicios físicos que requieran mucha energía después de haber consumido alimentos.
  4. Cuidar dientes y lengua. No olvidar que la digestión comienza en la boca durante la masticación. Para cuidar los dientes se deben cepillar tres veces al día con pasta dental y, sobre todo, visitar periódicamente al dentista.
  5. Evitar comer cosas muy calientes, muy frías o irritantes.
  6. Procurar comer a las horas destinadas para ello, evitando comer entre comidas.
  7. Procurar ir al baño a evacuar el intestino diariamente. Evitar el estreñimiento mejorando la dieta y procurando consumir dos litros de agua diariamente.
  8. Masticar despacio y reposar un rato después de haber comido.